La mujer seccionada

Por María Francisca Valenzuela T,

Siempre me gustó escribir. Creo que en general a las mujeres por un tema de educación y estereotipos de género les gusta más escribir. Desde que somos chicas nos pasan diarios de vida, agendas y elementos que motivan mucho la escritura. El problema es que siempre la motivan desde el secretismo y lo privado. Muchas escribíamos un montón sobre nuestras vidas en un cuaderno que tenía un candado y que nadie más que nosotras podía leerlo ¿No les parece loco que así sea?

Creo que eso refleja una parte importante del patriarcado y la falta de representación de perspectiva de las mujeres en el mundo. Finalmente hablamos mucho, pero no le hablamos a nadie en realidad, o al menos eso era lo que nos transmitieron cuando éramos más chicas. Nunca conocí un hombre que escribiera en un diario de vida, eso era tema de nosotras. Nuestras desgracias, alegrías, penas, quejas y reflexiones eran para estar escritas en un lugar que nadie más viera.

Una feminista chilena muy importante que vivió en la década de los 80’ y que luchó por el retorno a la democracia, decía que teníamos que escribir. Ella se llamaba Julieta Kirkwood y es una de las mujeres de la historia de nuestro país que más admiro. Escribió libros importantes, como por ejemplo “Ser política en Chile: Las feministas y los partidos”; texto que habla de la incidencia política del feminismo. Realizó una importante crítica a la continuidad del movimiento y un llamado a que no caigamos nuevamente en un vacío histórico en el que el feminismo es olvidado por completo.

Me gustaría hablar más de Julieta, pero esta columna es para reflexionar de nuestros espacios escritos. El diario de vida creo que refleja una importante expresión del silencio histórico de las mujeres. Es una ficción que se inventó para hacernos creer que nuestros problemas eran tema nuestro, que no debían conocerse por nadie más. Esto estuvo vigente durante mucho tiempo (aún lo sigue estando, pero en mucho menor medida). Los tiempos han cambiado, pero la idea de que hay problemas y temas sólo de mujeres, aún no ha desaparecido del todo.

¿Se han fijado cómo funcionan los medios de comunicación? Es muy extraño que tengamos revistas y secciones “sólo para nosotras”. Un diario tradicional tiene política, economía, deportes y ¿Mujer y tendencias? ¿Qué quiere decir eso? ¿Que nos interesa y debemos leer sólo una parte del diario? ¿De quién es el resto del diario?

Mujer seccionada

Lo más crudo de estas secciones no tiene que ver con que existan, sino que los contenidos están administrados de una forma estereotipada y desigual. Cada vez que entramos a la sección “mujeres”, nos encontramos con consejos de belleza, amor, crianza, moda y algo de sexualidad. Lo que los medios están transmitiendo es que cuando le hablamos a las mujeres, sólo debemos hablarle de esos temas. Peor aún, muchas veces temas de violencia sexual o abuso van en estas secciones, como si se tratara de temas de nosotras y no problemas que conciernen a toda la sociedad. Si tuviéramos la oportunidad de hacer una encuesta y preguntáramos cuántas veces leyeron de política o ciencia en una revista para mujeres ¿Cuál creen que sería la cifra? Siendo una joven que en su momento compró mucho esas revistas y leyó esas secciones, jamás me encontré con contenido de ese tipo.

No estamos en contra de que se hable de belleza, moda y amor en un medio de comunicación, pero estereotiparlos al punto de que sólo existan en una sección para mujeres es un error. El contenido, al igual que las relaciones de género deben estar democratizadas. Todo debería y podría ser de todos/as.

Vuelvo al punto del principio y repito que creo que a las mujeres nos gusta mucho escribir. Lejos de pensar que jamás debemos leer de moda, amor o escribir un diario de vida, sí creo que debemos tomar consciencia sobre cómo se nos han enseñado las cosas hasta ahora y lo que muchas veces dicen es “sólo para nosotras”. Como dijo Julieta Kirkwood, escriban y lean, pero háganlo de lo que sea. No permitamos que los estereotipos determinen dónde empieza y termina nuestra sección.

 

Comentarios